Derechos de autor  El derecho de autor considera a las imágenes fotográficas a los fines de tutelar las  imágenes de personas o de

Derechos de autor
El derecho de autor considera a las imágenes fotográficas a los fines de tutelar las
imágenes de personas o de aspectos, elementos o hechos de la vida natural o social
obtenidas mediante el empleo de un procedimiento fotográfico o proceso análogo.
Todos los autores sean profesionales o no tienen, por el solo hecho de haber hecho su
obra, en exclusiva una serie de derechos de carácter económico y moral sobre ésta.
Los derechos morales definen el respeto de su autoría sobre la obra y por tanto el deber
de hacer constar siempre su nombre, y el derecho que no se modifique la obra sin su
consentimiento. Los derechos morales son irrenunciables e inalienables. Por tanto han
de ser siempre respetados y no tiene valor la renuncia.
Corresponde al fotógrafo, salvo en algunas cuestiones relativas a los retratos
fotográficos, el derecho exclusivo de reproducción, difusión y venta. Sin embargo, si la
obra ha sido obtenida en el marco de contrato de arrendamiento de servicios o de
trabajo, y bajo expreso consentimiento del autor, el derecho de reproducción, difusión y
venta puede corresponder al responsable del encargo contractual, mientras que los
derechos de autoría son irrenunciables. La duración de los derechos sobre la fotografía
viene determinada por el acuerdo legal entre el autor y el responsable del encargo
contractual.
El Derecho también protege la privacidad del sujeto fotográfico. De hecho, está
permitida la difusión de fotografías sin el permiso del sujeto sólo en los casos de
personajes públicos, entendidos como personas que, por trabajo o cargo público,
resultan de notoriedad pública. En el resto de los supuestos, el fotógrafo titular de la
obra debe obtener el permiso del sujeto a la publicación y exposición pública. En caso
de hacerlo sin permiso del sujeto fotografiado, este tiene derecho a denunciar al
fotógrafo.